En México, 31.2 millones de personas trabajan en la informalidad, lo cual representa el 55% de los empleados en el país, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI, 2018). Por lo que, la mayoría de esta población no tiene una Administradora de Fondos para el Retiro (AFORE).

Esto propicia una alta vulnerabilidad económica para las personas en el futuro, en el cual no podrán tener una calidad de vida digna que les permita cubrir sus necesidades básicas.

Recordemos que desde 1997, con la reforma a la Ley del Seguro Social, se eliminaron las pensiones vitalicias y se crearon las Afores. Por lo tanto, ahora tú tienes que hacerte cargo de ahorrar para tu vejez. Sin embargo, esto es aún más complicado, si no tienes un instrumento de ahorro regulado.

Las AFORES son de los mejores instrumentos para una pensión, pues están diseñadas para ese objetivo y están reguladas y vigiladas por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro. Además, los encargados de hacer las inversiones de tus ahorros son especialistas en inversión a largo plazo; tú nada más tienes que ahorrar periódicamente.

Ahorrar para tu jubilación es algo indispensable, por lo que, procura hacerlo cada que tengas ingresos. De lo contrario, se te puede olvidar, te lo puedes gastar en cosas innecesarias y, si sólo ahorras lo que te sobra, estarás sacrificando a tu yo del futuro.

Gracias a las nuevas tecnologías financieras (fintech) hoy este proceso es más sencillo y en algunas AFORES el trámite se puede hacer por Internet sin tener que ir a una sucursal.

Así que aquí te decimos cuáles son los pasos a seguir.

1. Elegir una AFORE
Debes saber que no todas las AFORES tienen cuentas para trabajadores independientes. Solo estas Afores tienen cuentas para ti:

-Citibanamex
-Coppel
-Sura
-Invercap
-PensiónISSSTE
-Principal
-Profuturo GNP
-XXI Banorte

Revisa cuáles Afores tienen los mejores rendimientos según tu generación.

2. Haz tu registro

Existen varias modalidades para registrarte.

-Línea telefónica
-Agente promotor que hará una visita a tu casa
-En sucursal
-En aplicaciones móviles de AFORES, si las tienen
-En portal de www.e-sar.com.mx donde puede hacer tu pre-solicitud

3. Requisitos

-Nombre completo
-CURP
-Identificación oficial (INE o pasaporte son las más aceptadas)
-Teléfono de contacto
-Domicilio particular
-Correo electrónico
-Horario de contacto.

Cuando llenas tu presolicitud de registro, la AFORE deberá contactarte en un plazo no mayor a 6 días hábiles. Si tu solicitud se acepta en 5 días hábiles a la fecha de conclusión, la AFORE deberá enviar una constancia de registro al domicilio o correo electrónico que hayas proporcionado. Si eres rechazado, deberán explicarte los motivos.

¿Cómo empezar a ahorrar?
Una vez que estés registrado en la AFORE puede empezar a hacer aportaciones voluntarias. Tienes que recibir tu estado de cuenta 3 veces al año para que revises tus metas.

Para aumentar más rápido tu ahorro te sugerimos hacer lo siguiente:

Automatiza tu ahorro
Existen varias aplicaciones o programas incluso de las propias AFORES que te permiten automatizar o programar tu ahorro. Algunos de ellos son:

Afore Móvil: en esta aplicación solo tienes que poner cuánto quieres ahorrar y con qué frecuencia (cada semana, quincena o mes). Automáticamente se descontará ese dinero de tu cuenta bancaria y se pasará a tu AFORE. De esa manera, no tienes que preocuparte por depositar cada que te acuerdes.

GanAhorro: con este programa que se encuentra disponible en la app de Afore Móvil, puedes recibir descuentos en tus compras que se van directamente a tu AFORE.

Millas para el retiro: mediante esta aplicación, en cada que haces una compra con tu tarjeta bancaria registrada, un porcentaje que tú determines se deposita automáticamente en tu AFORE. Por lo tanto, con cada uno de tus gastos con tu tarjeta estarás ahorrando sin darte cuenta.

Para concluir, te recomendamos iniciar tu ahorro lo antes posible, pues entre más tiempo tardes, más esfuerzo te costará alcanzar tu meta de ahorro. Esto se debe a que la inversión y sus ganancias se reinvierten cada periodo y por lo tanto, tu inversión va creciendo cada vez más.

Por ejemplo, si a tus 25 años empiezas a ahorrar $200 mensuales, podrás mantener ese monto hasta tu jubilación, pero si empiezas a ahorrar a tus 35 años tendrás que ahorrar $500 desde un inicio para poder juntar la misma cantidad que si hubieras empezado a ahorrar 10 años antes.

Así que no lo dudes, abre tu cuenta hoy, si quieres mejores maneras de invertir lo puedes ver después, pero esas ganancias que generes hoy no las vas recuperar fácilmente en el futuro. Más vale ir lento, pero seguro.

Fuente: Finerio